Descripción

Algunos de nuestros perros vienen con su “equipaje emocional” Lobito es uno de ellos. Lobito es un macho pequeñito que tiene 5 años, pesa 10kg y mide 30 cm.
Necesita encontrar un dueño para siempre pero solo podremos tener en cuenta a la hora de nuestra selección a personas que tengan experiencia con este tipo de perros. Lobito fue rescatado de la perrera por su madre de acogida desde hace un año y medio, desde entonces continúa con ella.
Hasta ese momento su vida no debió de ser fácil sino más bien todo lo contrario.
Actualmente él vive con su madre, 3 hijos,5 perros más y varios gatos. (a los que le gusta perseguir, pero nunca ha hecho daño).
Durante este tiempo Lobito ha progresado mucho en su socialización e interacción con personas y animales sin embargo aún le queda mucho camino por recorrer y mucho que aprender. El convivir con tantos perros le provoca estrés lo cual no le beneficia en su carácter y ralentiza su aprendizaje.
Para Lobito sería ideal encontrar una familia en la que haya otro perrito/a (creemos que mejor una perrita) estable no dominante y con buena energía que le haga compañía pero que no lo estrese.
Como perro único también podría ser adoptado, pero agradecería un compañero en el que apoyarse y así no sentirse tan solo cuando inicie su nuevo camino.
Nuestro principal objetivo se centra en encontrar la persona adecuada que sepa ganarse su confianza.
Cuando Lobito llegó a su casa de acogida tenía mucho miedo a todo. No comió ni se movió de un rincón del sillón durante días y tenía mucho miedo a las personas. Actualmente esta situación ha cambiado mucho, él es cariñoso, adora a su madre de acogida y a la familia e incluso se deja acariciar por extraños (sobre todo si le ofrecen golosinas).
Él es ahora un perro alegre y juguetón al que le encanta jugar con pelotas y juguetes para morder, en casa no estropea nada y puede estar horas solo sin problema.
Ha tardado más de un año en perder el miedo a la correa y a la calle. Afortunadamente esa etapa ya está superada, le encanta pasear y ya no tiene miedo ni al tráfico ni a las personas que pasan a su lado. El problema es cuando se cruza con otro perro, entonces se excita mucho, ladra y quiere ir a morderlo.
Este comportamiento es la consecuencia del miedo e inseguridad que aún tiene por haber sufrido tanto en su etapa anterior a ser recogido
Lobito es un perrito muy, muy bueno, pero aún necesita paciencia, entrenamiento y tiempo junto a unas grandísimas dosis de cariño.
Estamos seguros de que logrará vencer todos sus miedos, pero necesitará su tiempo y no se debería de forzar ese proceso.
¿Tienes interés en conocer a Lobito y saber más sobre él? Contacta con nosotros

Información adicional

Sexo

Castrado / Esterilizada

Fecha de nacimiento

Cart